Fin a los aplazamientos tributarios

 

 

Con el Real Decreto-Ley 3/2016, de 2 de diciembre, de medidas tributarias dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas (publicado en el BOE de 03-12-2016), se aprueban medidas tributarias con el fin de impulsar la recaudación, y que afectan entre otros; al Impuesto sobre Sociedades, y a la regulación de los aplazamientos y fraccionamientos.

 

Las novedades en Aplazamientos y Fraccionamientos en el pago de deudas tributarias, y con efectos desde el 1 de enero de 2017, son:

1.- No podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento:

- las retenciones e ingresos a cuenta bajo ningún supuesto (antes era difícil pero había alguna posibilidad)

- los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades,

- los tributos repercutidos (el IVA), si bien, se permitirá que sean aplazables en el caso de que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente cobradas.

 

Esta medida supone en la práctica que solo se podrá aplazar el Impuesto de Sociedades y la Declaración de Renta. El Real Decreto entra en Vigor el 1/01/2017 para todos los aplazamientos solicitados a partir de esa fecha, por tanto las declraciones fiscales del 4º trimestre de 2016 que se pagan en 2017, ya están sometidas a estas restricciones en los aplazamientos tributarios.

 

2.- No podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento las liquidaciones tributarias confirmadas total o parcialmente en virtud de resolución firme cuando previamente hayan sido suspendidas durante la tramitación del correspondiente recurso o reclamación en sede administrativa o judicial.

 

En la práctica, esta medida supone, que solo podrán ser objeto de aplazamiento a partir de ahora, el impuesto de sociedades y el de la renta.

×
¿Necesitas ayuda?

Nosotros te llamamos. Deja aquí tu teléfono y dinos cuándo

Iniciar